Facultad de Química
 
 
La EBC considera un programa de tutorías como un soporte fundamental que coadyuva a la formación de los estudiantes, procurando acrecentar los niveles de rendimiento académico, disminuir la deserción y mejorar la eficiencia terminal. Todos los estudiantes de este programa reciben tutoría; un acompañamiento académico en el que participan profesores (tutores) y los alumnos activos del programa (tutorados). 
 
En este programa, la tutoría es un proceso periódico y sistemático que tiene como objetivo fundamental mejorar y optimizar la formación de los alumnos a través de una atención y un seguimiento personalizado. Además, el programa de tutoría tiene la intención de complementar y desarrollar en los alumnos competencias y habilidades que coadyuven en su desarrollo académico. El tutor es una figura diferente a la del director de tesis, aunque en algunos casos pudiera ser el mismo.
 
La labor del tutor es conseguir armonía y eficacia a lo largo del proceso educativo. La relación en las tutorías es un proceso metódico en donde las diversas relaciones y citas que se establecen son debidamente programadas y no se dejan a la espontaneidad. El tutor debe tener la cualidad de la discreción y habilidad para mantener el interés del alumno con la finalidad de que incida adecuadamente en su formación integral. La atención a los estudiantes opera de la siguiente manera: en el primer semestre se propicia que el alumno entre en contacto con los profesores que conforman el núcleo básico del programa. El alumno se entrevista con los profesores a fin de seleccionar al profesor que fungirá como su director o codirector de trabajo de obtención de diploma teniendo como fecha límite la octava semana del primer semestre.
 
Las funciones del tutor incluyen:
 
  1. Orientar e informar sobre la organización del programa, la institución y sobre los procedimientos institucionales.
  2. Orientar acerca de la programación de materias, del plan curricular y la mejor estrategia para cursar el programa que le permita al estudiante un mejor desempeño académico.
  3. Atender aspectos cognoscitivos y afectivos del aprendizaje que ayuden a maximizarlo y a mejorar la calidad de la estancia del estudiante en el programa y en la institución.
  4. Involucrar al estudiante en su propio proceso de aprendizaje.
  5. Auxiliar al estudiante para propiciar su titulación temprana.
  6. Identificar problemáticas de índole académica, psicológica, de salud, socioeconómica y familiar del alumno y, en función de ellas, ofrecer alternativas para su solución o canalizar al alumno a los profesionales correspondientes.
  7. Dar seguimiento atento al progreso del aprendizaje del estudiante y en su caso proponer, junto con él, estrategias para mejorarlo u optimizarlo.
Las funciones del tutorado son:
  1. Agendar reuniones con el tutor.
  2. Preguntar y exponer dudas y preocupaciones relacionadas con su aprendizaje y formación en el programa.
  3. Asistir a las reuniones establecidas para discutir su progreso académico y los factores que lo modulen.
  4. Ejecutar las estrategias acordadas de las reuniones tutorales y reportar al tutor los resultados de esas estrategias.
  5. Responsabilizarse de su propia formación y ser el actor principal de su propio aprendizaje. Establecer, junto con el tutor, metas académicas.